técnicas comprensión lectora

Comprensión lectora: cómo mejorarla fácilmente

La lectura y comprensión de un temario o unos apuntes es fundamental a la hora de estudiar o simplemente de entender lo que se está leyendo, en el caso de un artículo o un libro.

Leer de manera efectiva es algo que podemos trabajar y de esto versa nuestro post de hoy.

Hoy queremos ofrecerte unas pautas y consejos que te ayudarán a mejorar tu comprensión lectora. Herramientas y metodologías que harán que el tiempo que le dediques a estudiar sea lo más productivo posible.

Son muchas las personas a las que les cuesta retener o comprender lo que acaban de leer. A veces hasta genera frustración pero no te preocupes, todo tiene solución 😉 .

No existen malos lectores sino malas prácticas de lectura.

Mejorando tu comprensión lectora serás un mejor estudiante u opositor/a. Incrementarás tu rendimiento, necesitarás menos tiempo para estudiar y serás capaz de trabajar con la información que estás leyendo de manera eficiente.

Con esta introducción que acabamos de hacer ¿te interesa mejorar tu comprensión lectora?

Si la respuesta es afirmativa continúa con nosotros porque a continuación te vamos a explicar qué es la comprensión lectora, te daremos consejos para leer mejor, hablaremos de técnicas de lectura y ejercicios para leer.

¡Atentos/as que comenzamos!

¿Qué es la comprensión lectora?

La comprensión lectora es una destreza lingüística que se basa en la interpretación completa de un texto escrito. Básicamente es la capacidad de entender lo que lees. No es suficiente con conocer el significado de cada una de las palabras que forman parte del texto, sino que es necesario tener una comprensión global de lo que se está leyendo.

Cómo mejorar la comprensión lectora

Durante el proceso de lectura, el lector no puede limitarse simplemente a extraer la información, sino que además deberá aportar de sus propios conocimientos o experiencias para así, ser capaz de comprender el texto.

Dependiendo del tipo de texto nuestra mente activa diferentes recursos para la asimilación del contenido. Así que, aunque a priori pensemos que todos los proceso de lectura son iguales, éste cambiará mucho en función de qué objetivo estemos buscando con dicha lectura.

¿Qué tipos de lectura existen?

Está claro que no es lo mismo leer un periódico o revista a unos apuntes, un cómic a un temario de una oposición. Algunas veces leeremos de manera “ligera”, otras veces lo haremos más concentrados/as. Unas veces lo haremos por ocio y otras por obligación.

En función de esto podemos clasificar diferentes tipos de lectura que a continuación citaremos:

Tipos de lectura.

  • Skimming o lectura globalizada: realizamos este tipo de lectura cuando leemos algo por encima intentando extraer los conceptos e ideas básicas de los que versa el texto que estamos leyendo. Por ejemplo, nos fijamos en los titulares, los guiones, el texto en negrita,…

Llevado al estudio, este tipo de lectura la realizamos cuando estamos repasando un temario o apuntes que ya hemos estudiado con anterioridad.

  • Scanning o lectura focalizada: es un tipo de lectura rápida en la que intentamos localizar dentro del texto un dato o contenido concreto. Por ejemplo una fecha o ubicación.
  • Lectura intensiva: los estudiantes se sentirán identificados con este tipo de lectura porque es el que produce cuando estamos estudiando, preparando un examen o una oposición. Una lectura que requiere un gran esfuerzo de concentración y comprensión.
  • Lectura extensiva: este tipo le lectura es la más común ya que es la que realizamos cuando leemos una novela, revista o un cuento. Es una lectura por placer en la que no pasa nada si encontramos algo de difícil compresión, ya que el objetivo es entretenerse con lo leído.
  • Lectura crítica: el tipo de lectura crítica es la que aplicamos cuando, por ejemplo, tenemos que realizar un comentario de texto. En ella buscamos analizar el texto, cuestionarlo y reflexionar sobre él.

A parte de estos tipos de lectura también podemos hacer la diferenciación entre lecturas primarias y lecturas secundarias (muy útiles a la hora de mejorar nuestra comprensión lectora).

Las lecturas primarias son aquellas son aquellas que provienen de las fuentes de información más importantes como pueden, por ejemplo, tu profesor/a o preparador/a de oposiciones.

Son aquellas en las que encontrarás los argumentos más importantes, los temas que más te pueden preguntar, etc.

Las lecturas secundarias son aquellas en las que encontramos las fuentes complementarias: ejemplos, descripciones, hechos o ideas poco relevantes,…

Aquí sería suficiente que “escanees” las ideas principales para extraer lo necesario.

Una vez vistos los tipos de lectura que existen vamos a hablar un poco más sobre la comprensión lectora. En concreto, te contaremos los diferentes niveles de comprensión lectora que existen.

Qué niveles de comprensión de lectura existen

Cuando comenzamos a leer unos textos nuestro cerebro trabaja de diferente manera en función del tipo de texto que sea o la importancia que le demos al texto. No es lo mismo leer un temario de la oposición de matemáticas de secundaria que una biografía de un personaje histórico.   

El cerebro, estableciendo estos diferentes niveles de comprensión lectora te permite leer simplemente un texto por diversión o hacer una lectora muy profunda del texto que te lleve a comprenderlo totalmente, interiorizarlo y memorizarlo.

En base a esto podemos clasificar los niveles de comprensión lectora en:

  • Nivel literal

Se trata del primer nivel de comprensión lectora. Aquí el lector o lectora simplemente se limita a comprender la información explícita del texto.

  • Nivel Inferencial

Aquí vamos subimos un escalón que aparte de leer el texto complementamos la lectura con nuestras vivencias y experiencias personales, y de esta forma poder llegar a tener una comprensión más profunda y amplia del texto. Aquí ya podemos lograr interpretar lo que el autor quiere decir y no nos ceñimos únicamente al sentido literal de las palabras.

  • Nivel Crítico

En este nivel de lectura se basa en la evaluación del contenido que estamos leyendo en base a los conocimientos previos sobre el tema que tengamos.

Fundamentos de una lectura eficiente

Para una correcta compresión lectora y lectura eficiente deben cumplirse 3 condiciones:

–  Velocidad.

–  Comprensión.

–  Retención.

Dominando estos 3 fundamentos podrás leer y comprender cualquier texto en poco tiempo.

“Cuanto más activo sea tu estudio más recordarás a largo plazo”.

Con el objetivo de dominar estos fundamentos y mejorar tu comprensión puedes recurrir a diferentes técnicas de comprensión lectora. A continuación te explicaremos brevemente algunas de ellas:

Técnicas para mejorar la comprensión de lectura

  • Técnica de comprensión lectora 1: El Pseudo Skimming

Como hemos visto antes, el Skimming significa escanear el texto, leerlo por encima, para detectar la información más importante.

La razón de añadirle el Pseudo es porque esta técnica no la vamos a aplicar en todos los párrafos de nuestro libro o apuntes.

Por ejemplo, nos fijaremos en los títulos, subtítulos, tablas, negritas, cursivas,… que más llamen tu atención ya que estos son los indicadores de importancia en el texto.

Primero lee de forma veloz el inicio y final de algunos de los párrafos para hacerte una idea general de lo que vas a leer

  • Técnica de comprensión de lectura 2: Regla de las velocidades

Aumenta la velocidad de tu lectura cuando te encuentres delante de un texto con información  que no sea relevante, que sea ya conocida o repetitiva. Disminuye la velocidad para párrafos en los que haya información nueva o importante. Cuando “captures” esta información puedes volver a aumentar tu velocidad de lectura con la técnica Skimming.

  • Técnica de comprensión lectora 3: Toma notas

Seguramente en muchas ocasiones te has leído un tema, no has tomado notas y has tenido que volver atrás para volver a leer parte de ese tema y comprenderlo mejor.

Si te involucras en la lectura tomando notas a pie de página, por ejemplo,  optimizarás tu comprensión lectora.

Una buena manera de tomar notas en tus apuntes o libros es aplicar la interrogación elaborativa. Hacerte preguntas del tipo: ¿Por qué esto es importante? ¿Qué significa esto para mí? ¿Puedo escribir un ejemplo? ¿Dónde están las ideas esenciales?…

  • Técnica de comprensión de lectura 4: Utiliza las preguntas

También conocida como técnica del periodista, se trata de un complemento a la técnica anterior. Te dará más resultados que solo subrayar el texto o hacer marcas en un párrafo.

Cuando se tiene que absorber cantidad de información en poco tiempo una de las formas más interesantes para hacerlo es mediante la fórmula PEC: pregunta, evidencia, conclusión.

El argumento central es la pregunta que tienes que comprender en el texto.

La conclusión es la explicación o respuesta del argumento central que intentas comprender.

La evidencia son los datos que refuerzan la conclusión, como por ejemplo hechos o descripciones.

Si identificas todos los argumentos mediante el formato PEC, al final de tu lectura tendrás una mini guía de estudio que te ayudará a asimilar y memorizar mejor los conceptos e ideas que hayas leído.

  • Técnica de comprensión lectora 5: Mapas conceptuales.

Una técnica ideal para diseccionar el texto al que te vayas a enfrentar. Consiste en una sinopsis gráfica sobre un tema en concreto. Es una técnica perfecta para estudiar un examen o una oposición ya que con ella podrás resumir y contemplar fácilmente todas las partes y ramificaciones de un tema y sus relaciones.

______________________________________________________________________________________________________________________________________

Otros artículos de nuestro blog (haz clic sobre ellos para visitarlos):

📌 Cómo estudiar con música eficazmente

📌 Cómo aplicar el Método Pomodoro para estudiar mejor

____________________________________________________________________________________________________________________

5 obstáculos para una correcta comprensión lectora

1.          El retroceso: El volver a releer un texto o apuntes por no comprenderlo o simplemente por haberte distraído.

2.          La falta de enfoque: Cuando te cansas de leer muy pronto y comienzas a distraerte con cualquier cosa, perdiendo la motivación.

3.          La fijación: Leer palabra por palabra todos los textos, lo que hace que leas de manera muy lenta (y desesperante).

4.          La subvocalización: Cuando hablas en voz alta mientras lees para escuchar tus propias palabras en tu mente.

5.          La falta de práctica en una correcta lectura.

Eliminando estos obstáculos comenzarás a mejorar tu comprensión lectora y asimilaras de manera óptima los textos que estés leyendo.

Tenemos que aprender a leer de forma inteligente para poder recordar lo que en verdad es necesario y de utilidad en tu futuro examen u oposición.

Para mejorar tu comprensión lectora existen muchas actividades y ejercicios. Algunas técnicas ya te las hemos comentado pero en internet puedes encontrar multitud de ejercicios como por ejemplo: Test de competencias lingüísticas, de sinónimos y antónimos, de inclusión e implicación… Ejercicios con los que mejorar tu eficiencia leyendo lo que hará que tu tiempo de estudio se optimice al máximo.

Como habrás podido comprobar, la comprensión lectora es un factor determinante a la hora de entender correctamente y en profundidad un texto y, en consecuencia, estudiar correctamente.

Esperamos que este post te haya servido de algo y que a partir de ahora enfoque la lectura de tu temario o apuntes de diferente manera.

En futuras publicaciones de nuestro blog seguiremos profundizando en este tema, ofreciéndote consejos para leer más rápido, más estrategias de lectura rápida, métodos para hacer resúmenes y tomar apuntes, etc.

Si quieres estar al día de consejos, actualidad y diversión puedes seguirnos en nuestro perfil de Facebook.

¡Ah! No te olvides de dejar tu valoración en forma de estrella y compartir este post en redes sociales (si te ha sido de utilidad, claro ).