Meditad, relajaos, id a la playa... el descanso hará que rindáis mejor en el estudio

El descanso en la oposición: ¿Qué hacer y cómo descansar

Has estado todo el año preparando una oposición. Ya has pasado las diferentes fases de tu oposición de educación. y ¿Ahora qué? ¡Pues a descansar se ha dicho!

El descanso en la oposición es muy importante. Destinar un tiempo a no estudiar y simplemente a disfrutar, como pueden ser las vacaciones de verano, te ayudará a despejar la mente y volver con muchas más ganas a coger el temario en el inicio del nuevo curso en septiembre.

La intención de este artículo es darte una serie de consejos para alejar tu mente de apuntes, temario, esquemas y ayudarte a desconectar de tu oposición disfrutando de un periodo de descanso.

Todos los que hemos preparado una oposición hemos sufrido el cansancio en las oposiciones. Después de muchos meses de intenso estudio, de presión, estrés, alta exigencia y falta de tiempo para uno mismo llega el momento de tomar un descanso en la oposición. Cargar las pilas y retomar la preparación con nuevas energías.

¿Y cómo se combate esto? Saber gestionar ese tiempo después de una oposición de la mejor manera es una de las tareas más complicadas para todo opositor/a.

Es difícil no caer en un pesimismo que lo invite a pensar en que ya no sigue en la pelea (la gran losa de estos procesos eliminatorios), y descansar, liberar esas tensiones que se generan implícitamente en tiempos de estudio sin descanso y presión de lo que está por llegar, ya que, en un paralelismo extraño con aquella frase de que “para ganar dinero hay que gastar dinero”, para poder optimizar el estudio, cuando el tiempo apremia, hay que descansar.

Cómo descansar después de una oposición

Que el descanso es imprescindible, está claro. Pero ¿Cómo debe ser la calidad de mi descanso de una oposición? Para este tema, hay que aprender a conocerse a uno mismo y comprobar qué es lo que mejor nos funciona.

Lo importante aquí es que el descanso no sea exageradamente largo, imagina estar dos meses sin tocar el temario y querer volver a ponerte a estudiar.

Una de las claves es alejarse del estudio de una oposición tanto física como mentalmente. No vale descansar mirando el móvil en la misma silla en la que estudio, ya que a la hora de volver al temario estaremos igual de agotados. Estas son algunas ideas para descansar totalmente del estudio:

Como hacer el descanso en una oposición

Cómo desconectar y descansar del estudio de oposiciones

Ante la perspectiva de jugarse todo un año de estudio en una serie de exámenes eliminatorios, el descanso puede parecer el menor de los problemas, pues la necesidad de sacar tiempo de donde no lo hay para estudiar, y estudiar, y estudiar, y volver a estudiar, está siempre presente. Y el descanso suele ser el sacrificado. No nos referimos sólo al tiempo de sueño, que también es importantísimo, si no a todos aquellos momentos en los que el cerebro relaja esa fatiga mental a la que lo estamos sometiendo y el cuerpo libera la tensión acumulada y la ansiedad que sufre por el trabajo contrarreloj.

Así pues, a fin de maximizar nuestras intensas horas de estudio, y de optimizar nuestros pequeños tiempos de descanso, os presentamos aquí algunas de las propuestas más beneficiosas a tal fin.

______________________________________________________________________________________________________________________________________

También te podría interesar:

💥8 errores a la hora de preparar una oposición

💥Cómo estudiar rápido y mejor para un examen

_________________________________________________________________________________________________________________________

  • Dormir bien, es fundamental

Un mínimo de siete horas diarias. Si, este mantra repetido hasta la saciedad no es seguido por prácticamente nadie, y mucho menos por alguien a quien el tiempo apremia, ¿verdad? GRAN ERROR.

Un sueño adecuado es fundamental e imprescindible para poder asentar esos conocimientos que tanto nos ha costado memorizar. ¿Quieres optimizar el tiempo? Pues para ello debes dormir bien, de nada nos vale pasar diez horas diarias delante del libro leyendo sin prestar atención. Y si quieres otro argumento a favor… ¿Cómo te sientes cuando te levantas después de una noche de cuatro o cinco horas de sueño? Pues imagínate esa sensación teniendo que pasar el día estudiando.

  • Haz ejercicio físico

Corre, nada, haz yoga… lo que quieras, pero hazlo. Es más, aunque te hayan comentado y hayas buscado por internet cual es el ejercicio más adecuado para relajarte, si no te convence no lo hagas.

Haz el que te apetezca, pues ya estás tirando bastante de tu fuerza de voluntad para el estudio, y no necesitas tener que hacerlo también para obligarte a hacer un deporte que no te convenza.

A modo de recomendación personal, te recomendaríamos centrarte en el ejercicio cardiovascular más que en el trabajo de pesas, ya que no queremos sobrecargar el sistema nervioso, y lo que pretendemos es, además de desestresar el cuerpo, es liberar un poco la mente, objetivo más fácilmente alcanzable con ejercicio de este tipo, que se presta a la desconexión, a la escucha de música durante el proceso…

Como queremos ser más específicos a continuación te daremos aspectos más concretos de los beneficios que aporta el deporte a la hora de estudiar:

  1. Reativa la circulación y oxigena al máximo la sangre.
  2. Afloja tensiones musculares en cuello y espalda, dos de las zonas que más sufren durante el estudio, generalmente debido a las ya clásicas malas posturas que todos adoptamos.
  3. Favorece la génesis de neuronas en el hipocampo, sede central de la memoria.
  4. Facilita que se ponga en marcha el llamado modo difuso de pensamiento, mediante el cual el cerebro, en segundo plano, ordena y clasifica los conceptos que se hayan aprendido recientemente. Esta teoría, sobre la que os hablaremos más en profundidad en nuestro siguiente artículo, tira por tierra la idea, equivocadamente generalizada, de meterse un atracón el día antes a un examen, e ir sin estudiar, ya que estos conceptos no son asimilados bien por el cerebro, a lo que hay que sumar la agilidad mental y el estrés acumulado que suponen al estudiante.
  • Relájate, medita… ¡Escucha música a tope!

No nos referimos a eso de escuchar música mientras estudias. Si te funciona, hazlo, pero lo que queremos es que en tus descansos pongas alguna de tus canciones favoritas. Y ponla alta. Y baila. Como ya dijimos antes, esto se puede compaginar, y potenciar con un ejercicio físico adecuado.

Una vez hecho ejercicio y bailadas tus canciones, cuando te encuentres cansado/a y veas que te va a costar trabajo ponerte al tajo, existen numerosos métodos de relajación para descansar después de una oposición, entre los que destacan los vídeos de relajación guiada, breves y muy útiles para completar un buen período de descanso.

Meditad, relajaos, id a la playa... el descanso hará que rindáis mejor en el estudio

  • Socializa

Hablar con tus colegas opositores cuando coincidís en vuestra academia de oposiciones está muy bien, pero no estamos hablando de eso. Y desde el punto de vista de optimizar tus momentos de estudio y descanso tampoco es lo indicado.

Lo que queremos es que salgas con tus amigos al cine, comas con tu familia, saques a pasear al perro… No te encerierres; el aislamiento propio de estos procesos es tremendamente nocivo, en términos de bajada de autoestima y toxicidad para el opositor, y contribuirá negativamente a vuestro desempeño, minando tus fuerzas.

  • No descuidéis tus hobbys

¿te gusta pintar? ¿Eres un/a apasionados de la literatura? ¡Pues no dejes de hacer aquello que te gusta! El estudio de tu oposición está siendo una parte importante de tu vida últimamente, pero no puede convertirse en la única. Ya no es única y exclusivamente una cuestión de descansar y airearse, es de ser fiel a uno mismo, y aún más importante, de mantener una rutina normalizada como parte de un momento que, si bien es especial, no deja de ser una parte más de nuestra vida.