Doman sostiene que es a edades tempranas cuando las neuronas son más susceptibles al aprendizaje

Los mejores métodos pedagógicos alternativos. Segunda parte

El mes pasado iniciábamos este repaso, en dos partes, a esas pedagogías alternativas que pretenden revolucionar la educación tal y como la conocemos. No más alumnos que estudian sin entender y que escupen sus conocimientos en hojas de papel sin realmente sumarlos como el conocimiento válido que debieran ser.

Así, estos métodos pedagógicos alternativos, aunque difieren en la manera de enfocar el aprendizaje, e incluso la relación entre el alumno y el profesor, se basa siempre en dos máximas: la creatividad y libertad del alumno que, de alguna forma, va labrándose su propio camino, eligiendo aquella capacidad que más le interesa desarrollar.

Pikler y Aucouturier, dos pedagogías alternativas basadas en el movimiento.

El método Pikler

La llamada educación Pikleriana parte del mismo principio de libertad y autonomía para el niño, pero desde el punto de vista del movimiento. Muy enfocado a bebés, que aún no caminan, las aulas en las que se desarrolla esta forma pedagógica tienen cajones, tarimas, escaleras pequeñas… todo aquello que sea susceptible de escalar, apoyarse y, en definitiva, ayudar en el desarrollo de la motricidad del pequeño.

Estos deben estar acostados y boca arriba sobre el suelo. Se intenta fomentar un movimiento libre del niño, por lo que está prohibido todo aquello que pueda facilitarles la tarea, como almohadas, cojines, colchonetas…

En las aulas de estos métodos pedagógicos alternativos se promociona el movimiento de los niños

La idea que subyace a todas estas actuaciones, y que da forma a este método pedagógico alternativo, es que el desarrollo motor es espontáneo, y por tanto no debe ser ayudado, si no animado. Así, con las condiciones adecuadas, los niños llegarán por sí mismos a su desarrollo motor adecuado.

La figura del profesor no es la de guiar y servir de modelo a sus alumnos, si no que observa y estimula a sus alumnos, respetando los distintos ritmos que estos pueden tener. Así, la paciencia, la calma y la comprensión serán requisitos imprescindibles para poder participar de este tipo de enseñanza. Y aún más importante que todo esto será la autodisciplina a la hora de querer intervenir en los movimientos de sus alumnos, que debe ser evitada.

En definitiva, se busca con el método Pikler unos alumnos libres y enormemente activos, que desarrollen una actitud positiva, autónoma y positiva frente al desafío que supone el enfrentarse a actuaciones que no dominan.

El método Aucouturier

La idea es similar a la que da lugar a Pikler; el movimiento como base. Pero en este caso se busca la expresividad del alumno, la motricidad es entendida como una forma de que el niño se exprese y aprenda.

Así, el juego basado en el movimiento, las colchonetas, los arcos, las espalderas, las rampas… todo este tipo de objetos, que en mayor o menor medida integran las aulas de cualquier escuela infantil, tienen como objetivo que el niño, mediante el experimento, el juego y la libertad, aprenda.

¿En qué idea se basa este método pedagógico alternativo? Busca la autoconsciencia del niño, de su propio cuerpo como una herramienta a partir de la cual puede llegar a construir su identidad estimulando, mediante este tipo de juego, una serie de procesos que abren la comunicación, la expresión, la simbolización, etc.

Aucouturier es comúnmente compaginado con otros métodos pedagógicos, por lo que es habitual encontrarnos con espacios Aucouturier en aulas Montessori, Waldorf o Reggio Emilia.

 El método Doman, los bits de inteligencia.

La pedagogía Doman, basada en los estudios del doctor Glenn Doman en plenos años 60, se enmarca en la siguiente teoría: la plasticidad neuronal del ser humano durante sus primeros años de vida es máxima, se producen todas las conexiones neuronales, por lo que con la estimulación adecuada, y a esta temprana edad, se podrán aprovechar al máximo las capacidades naturales y espontáneas del aprendizaje.

Doman sostiene que es a edades tempranas cuando las neuronas son más susceptibles al aprendizaje

A estos estímulos les llama bits de inteligencia, y deben cumplir una serie de características para favorecer este aprendizaje:

  • Ser novedosos. Si el niño ya conoce el objeto del estímulo, este no es un bit de inteligencia. Debe ser algo totalmente desconocido para él.
  • Mostrar un único dato, simple y concreto. Que el niño no pueda confundirse con conceptos demasiado complejos.
  • Que capte su atención. La intensidad del estímulo debe ser superior a sus umbrales de percepción.

Identificados ya los estímulos que componen un bit de inteligencia, nos queda por saber cómo trabajar con ellos. Podemos hacernos una idea si analizamos los sujetos a los que van dirigidos estos estímulos, los niños. Se distraen, desaniman y cansan rápido, sobre todo si lo que están recibiendo no les parece divertido, por lo que aquí hay que hilar muy fino. Una correcta sesión Doman necesita de:

  • Eliminar toda distracción posible
  • Proporcionar un ambiente lúdico
  • Anunciar inequívocamente la categoría y los bits, uno a uno
  • Dejar “reposar” los bits en la cabeza de los niños. Esperar unos momentos entre uno y otro
  • Acabar la sesión alabando a los niños, reforzando además su conducta y actividad
  • Programar la repetición de la sesión durante los días siguientes, aumentando además el número de bits objeto de la misma.

Para acabar, y aunque seguramente ya lo tengáis meridianamente claro, pues es algo común a todas estas exóticas pedagogías, como profesores nunca debemos examinar ni valorar los avances de los niños, si no basarnos en un aprendizaje enmarcado en el disfrute, ya que con notas, comentarios negativos, ayudas… la esencia del método Doman se verá gravemente perjudicada.

Y aquí terminamos, por ahora, nuestro repaso a los métodos pedagógicos alternativos, dos artículos que consideramos muy interesantes ya que os pueden servir de base o simplemente inspiración en esa programación didáctica que necesitáis para preparar vuestra oposición.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *