Meditad, relajaos, id a la playa... el descanso hará que rindáis mejor en el estudio

El descanso entre exámenes. No estáis perdiendo el tiempo, lo estáis optimizando.

Bueno, ya pasó, ese enorme de extrema presión y tensión que vivisteis el 23 de junio ya es historia….por el momento. Pero no todo es alivio, la tensión por la inminencia de la prueba deja paso a un poso de sensación de vacío, trabajo a medio hacer y espera ansiosa hasta la siguiente prueba a superar, el siguiente escalón en esa Stairway to heaven que es el obtener una plaza de empleo público.

¿Y cómo se combate esto? Saber gestionar ese tiempo entre exámenes de la mejor manera es una de las tareas más complicadas para todo estudiante, que debe optimizar su tiempo, no caer en un pesimismo que lo invite a pensar en que ya no sigue en la pelea (la gran losa de estos procesos eliminatorios), y descansar, liberar esas tensiones que se generan implícitamente en tiempos de estudio sin descanso y presión de lo que está por llegar, ya que, en un paralelismo extraño con aquella frase de que “para ganar dinero hay que gastar dinero”, para poder optimizar el estudio, cuando el tiempo apremia, hay que descansar.

Tomarse un descanso es fundamental para rendir bien entre exámenes

La dura peregrinación entre exámenes, mejor con un correcto descanso

Ante la perspectiva de jugarse todo un año de estudio en una serie de exámenes eliminatorios, el descanso puede parecer el menor de los problemas, pues la necesidad de sacar tiempo de donde no lo hay para estudiar, y estudiar, y estudiar, y volver a estudiar, está siempre presente. Y el descanso suele ser el sacrificado. No nos referimos sólo al tiempo de sueño, que también es importantísimo, si no a todos aquellos momentos en los que el cerebro relaja esa fatiga mental a la que lo estamos sometiendo y el cuerpo libera la tensión acumulada y la ansiedad que sufre por el trabajo contrarreloj.

Así pues, a fin de maximizar nuestras intensas horas de estudio, y de optimizar nuestros pequeños tiempos de descanso, os presentamos aquí algunas de las propuestas más beneficiosas a tal fin.

Dormid bien, es fundamental

Un mínimo de siete horas diarias. Si, este mantra repetido hasta la saciedad no es seguido por prácticamente nadie, y mucho menos por alguien a quien el tiempo apremia, ¿verdad? GRAN ERROR. Un sueño adecuado es fundamental e imprescindible para poder asentar esos conocimientos que tanto nos ha costado memorizar. ¿Queréis optimizar el tiempo? Pues para ello debéis dormir bien, de nada nos vale pasar diez horas diarias delante del libro leyendo sin prestar atención. Y si queréis otro argumento a favor… ¿cómo os sentís cuando os levantáis después de una noche de cuatro o cinco horas de sueño? Pues imaginaos esa sensación teniendo que pasar el día estudiando.

Haced ejercicio físico

Corred, nadad, haced yoga… lo que queráis, pero hacedlo. Es más, aunque os hayan comentado y hayáis buscado por internet cual es el ejercicio más adecuado para relajaros, si no os convence no lo hagáis. Haced el que os apetezca, pues ya estáis tirando bastante de vuestra fuerza de voluntad para el estudio, y no necesitáis tener que hacerlo también para obligaros a hacer un deporte que no os convenza.

A modo de recomendación personal, os recomendaríamos centraros en el ejercicio cardiovascular más que en el trabajo de pesas, ya que no queremos sobrecargar el sistema nervioso, y lo que pretendemos es, ademas de desestresar el cuerpo, es liberar un poco la mente, objetivo más fácilmente alcanzable con ejercicio de este tipo, que se presta a la desconexión, a la escucha de música durante el proceso…

Como queremos ser más específicos a continuación os daremos aspectos más concretos de los beneficios que aporta el ejercicio físico en medio de una época de duro estudio:

  • Reativa la circulación y oxigena al máximo la sangre
  • Afloja tensiones musculares en cuello y espalda, dos de las zonas que más sufren durante el estudio, generalmente debido a las ya clásicas malas posturas que todos adoptamos
  • Favorece la génesis de neuronas en el hipocampo, sede central de la memoria
  • Facilita que se ponga en marcha el llamado modo difuso de pensamiento, mediante el cual el cerebro, en segundo plano, ordena y clasifica los conceptos que se hayan aprendido recientemente. Esta teoría, sobre la que os hablaremos más en profundidad en nuestro siguiente artículo, tira por tierra la idea, equivocadamente generalizada, de meterse un atracón el día antes a un examen, e ir sin estudiar, ya que estos conceptos no son asimilados bien por el cerebro, a lo que hay que sumar la agilidad mental y el estrés acumulado que suponen al estudiante.

Relajaos, meditad… ¡Escuchad música a tope!

No nos referimos a eso de escuchar música mientras estudiáis. Si os funciona, hacedlo, pero lo que queremos es que en vuestros descansos pongáis alguna de vuestras canciones favoritas. Y ponedla alta. Y bailad. Como ya dijimos antes, esto se puede compaginar, y potenciar con un ejercicio físico adecuado.

Una vez hecho ejercicio y bailadas vuestras canciones, cuando os encontréis cansados y veáis que os va a costar trabajo poneos al tajo, existen numerosos métodos de relajación, entre los que destacan los vídeos de relajación guiada, breves y muy útiles para completar un buen período de descanso.

Meditad, relajaos, id a la playa... el descanso hará que rindáis mejor en el estudio

Socializad

Hablar con vuestros colegas opositores cuando coincidís en vuestra academia de oposiciones está muy bien, pero no estamos hablando de eso. Y desde el punto de vista de optimizar vuestros momentos de estudio y descanso tampoco es lo indicado. Lo que queremos es que salgáis con vuestros amigos al cine, comáis con vuestra familia, saquéis a pasear al perro… No os encerréis; el aislamiento propio de estos procesos es tremendamente nocivo, en términos de bajada de autoestima y toxicidad para el opositor, y contribuirá negativamente a vuestro desempeño, minando vuestras fuerzas. Creednos, tan importante como llevar vuestro planning de estudio al día es tener uno de actividades.

No descuidéis vuestros hobbys

¿Os gusta pintar? ¿Sois unos apasionados de la literatura? ¡Pues no dejéis de hacer aquello que os gusta! El estudio está siendo una parte importante de vuestra vida últimamente, pero no puede convertirse en la única. Ya no es única y exclusivamente una cuestión de descansar y airearse, es de ser fiel a uno mismo, y aún más importante, de mantener una rutina normalizada como parte de un momento que, si bien es especial, no deja de ser una parte más de nuestra vida.

En julio comienza el Tour… no despreciéis el poder de una breve siesta

Si no nos habéis hecho mucho caso en nuestro primer consejo, y no llegáis a esas siete horas diarias, os vendrá bien una de esas siestas recomendadas de un máximo de 25 minutos. ¿Por qué esta duración? Así evitamos llegar a una de esas fases de sueño profundo, de las que cuesta despertar y, sobre todo, espabilar.

Y aquí lo dejamos, emplazándoos a nuestro siguiente artículo, que vendrá a profundizar más en cómo mejoran la capacidad de memoria determinadas técnicas de descanso, tales como la pomodoro o el pensamiento difuso. ¡Os esperamos aquí!